Duración del ciclo menstrual

LAS PRIMERAS REGLAS

La primera regla tiene lugar alrededor de los 12 años, considerándose normal entre los 10 y los 16 años. Se considera normal que la regla se avance o se atrase hasta una semana. El ciclo menstrual se calcula contando desde el primer día de la regla hasta el primer día de la siguiente regla. Se considera pues, normal, que los ciclos menstruales tengan una duración de entre 21 y 35 días. Si quieres tenerlo bien controlado, puedes crearte el Period Calendar de EVAX & TAMPAX (si aún no lo tienes).

En realidad se estima que únicamente un 30% de las mujeres tienen durante la mayor parte de su vida fértil los ciclos regulares, ya que en un 30% son "largos" (de más de 35 días), en un 30% son "cortos" (de menos de 21 días) y en un 10% son "irregulares" o "variables".

Además, como la regla está regulada por el funcionamiento de las hormonas y este funcionamiento varía considerablemente en las diferentes etapas de la vida de la mujer, es inevitable que los ciclos sean diferentes según en qué etapa nos encontremos.

Así pues, en los primeros años que siguen a la menarquia o primera menstruación se considera un hecho habitual que las jóvenes tengan los ciclos irregulares. Aunque algunas mujeres tienen ciclos muy puntuales desde su primera regla, se considera normal que haya largos periodos entre estas reglas en los dos o tres primeros años de vida menstrual. También puede ocurrir que las reglas se adelanten o sean más abundantes, pero ello puede suponer riesgo de anemia si la pérdida de sangre es excesiva.

¿Y LA ÚLTIMA?

Aunque cuando se tiene la regla parezca que estará ahí siempre, es bueno saber que al llegar a una determinada edad, que también puede variar mucho de una mujer a otra, la regla desaparecerá. Este hecho se conoce con el término de menopausia. También en los últimos años antes de que se retire completamente la regla (periodo denominado ‘climaterio’) se considera normal, al igual que al inicio de la vida menstrual, que los ciclos sean irregulares. Así pues, podemos encontrar en mujeres mayores largos periodos de amenorrea (o falta de regla) con ciclos normales después durante un tiempo más. En algunos casos se pueden producir adelantos repetidos de la regla, lo cual debe valorarse desde el punto de vista médico debido al riesgo de anemia que supone.

Evidentemente, los ciclos menstruales también sufren cambios en otras etapas de la mujer. Durante el embarazo la regla desaparece, y durante la lactancia puede disminuir, desaparecer, o ser irregular.

El exceso de deporte, el estrés y los cambios de peso importante pueden hacer también desaparecer la regla, así como los viajes. También puede la regla desaparecer por diversos trastornos endocrinológicos y enfermedades ginecológicas.

CANTIDAD Y DURACIÓN

En cuanto a la cantidad y duración de la regla, esta también puede variar en las diferentes etapas de la vida reproductiva de la mujer. Se considera normal que la regla dure entre 3 y 8 días, y la cantidad de pérdida menstrual (valorada de manera subjetiva) ha de ser inferior a 8 apósitos (compresas o tampones) empapados por día. Cerca de la menarquia y de la menopausia la mujer puede tener variaciones en la cantidad y duración de la regla. Después de los partos también es frecuente que las reglas sean más abundantes. Ciertos medicamentos pueden producir cambios en la cantidad de la regla.

El dolor que aparece con la regla (denominado dismenorrea) también puede variar de una mujer a otra y a lo largo de la vida reproductiva. Hay mujeres que nunca padecen de estos dolores, y otras que lo pasan francamente mal. Es frecuente que en los primeros años las reglas no sean dolorosas, y que luego con la edad aparezca el dolor. Mujeres con reglas dolorosas han sufrido disminución importante de los dolores después de los partos.

Finalmente, ciertos tratamientos hormonales pueden producir cambios en el aspecto y la cantidad y regularidad de la regla. Por ejemplo, los anticonceptivos hormonales suelen regularla, disminuir su cantidad y su dolor. El DIU de cobre puede producir reglas más abundantes y dolorosas, y el DIU de progesterona suele disminuir la cantidad e incluso eliminar por completo la regla. Los implantes subcutáneos de progesterona también pueden producir cambios en los ciclos menstruales.

Artículo revisado por El Comité Médico de Salud de la Mujer Dexeus - Fundación Dexeus Salud de la Mujer.