Flujo y mal olor vaginal

Es normal que los genitales tengan un olor "especial" aunque no desagradable. Todos sabemos que existen unas glándulas (endocrinas) que segregan el sudor, pero no es tan conocido, que tanto hombres como mujeres tienen otras glándulas (apocrinas) en ciertas partes del cuerpo (en las mujeres se encuentran localizadas en torno a los pezones, en el ombligo, debajo de los brazos y en la zona genital en los labios menores), las cuales segregan otros fluidos que tienen un olor "especial", y desempeñan un papel muy importante en la atracción sexual.

Si aparecen olores desagradables en el área genital, la causa más frecuente, si no hay ninguna infección que pueda provocarlos, es la acumulación de humedad tanto en las glándulas endocrinas como en las apocrinas y la acción de las bacterias sobre estas secreciones.

La medida más eficaz para reducir el riesgo de olor desagradable, es lavarse la vulva como mínimo una vez al día, con agua tibia y un jabón suave sin perfume (preferentemente neutro) durante el baño o la ducha.

Todas las mujeres presentan normalmente una secreción vaginal que puede tener distintas características y a la que se denomina flujo vaginal o genital. Unas glándulas situadas en las paredes de la vagina y de la vulva y junto al cuello del útero producen este flujo que además de humedecer y lubrificar la vagina, la limpia al transportar las células muertas y otros microorganismos fuera del cuerpo. El aspecto del este flujo es parecido a moco. Cuando no tienes la regla el flujo normal puede tener diferentes aspectos. Puede ser transparente, totalmente, blanco, e incluso amarillento. Su consistencia es también muy variable, desde prácticamente liquido a muy espeso.

El aspecto y cantidad del flujo varían de una mujer a otra, y también dentro de una misma mujer de unos días a otros. Generalmente es más abundante y transparente en los días de la ovulación (aproximadamente en la mitad del ciclo). En cambio normalmente es menos abundante (o casi inexistente) y más espeso en los días tanto anteriores como posteriores a la regla.

En los días que tengas mucho flujo o cuando estés fuera de casa y no tengas posibilidad de poder lavarte / ducharte, puedes utilizar el protegeslip para sentirte más cómoda y mejorar tu higiene. El protegeslip protege (como su nombre indica) tus braguitas. Para que sea efectivo, hay que cambiarlo tan a menudo como te haga falta.

No debes confundir los diversos aspectos posibles del flujo con la existencia de un flujo anormal. Se considera que el flujo es anormal cuando:

  • Huele mal
  • Produce picor o escozor
  • Cambia de color y se vuelve verdoso o grisáceo
  • Aparecen grumos
  • Presenta sangre fuera de la menstruación
  • Va acompañado además de enrojecimiento de la vulva

En todos estos casos, es conveniente consultar con un ginecólogo, ya que estos cambios en ocasiones pueden estar provocados por una infección vulvar o vaginal que deberá controlarse y tratarse adecuadamente.

Artículo revisado por El Comité Médico de Salud de la Mujer Dexeus - Fundación Dexeus Salud de la Mujer.